Fermín Ambás

Fermín es un aventurero nato. En sus propias palabras, se define a sí mismo como viajero antes que cocinero, y no es para menos, si este colega ha recorrido una buena parte del mundo.

Oriundo de Morelia, Michoacán, Fermín empezó desde bien morrito a entrarle al fino arte de la gastronomía y poco a poco fue sumando experiencia. Tomó un par de cursos, primero en España, en la Escuela de Hostelería de Gijón, y después en Argentina, donde comenzó la aventura laboral. De ahí se fue a trabajar a los campos de Francia durante una temporada, terminando se movió a Italia, donde estuvo 2 años y formó parte del staff que abrió un restaurante desde cero. De Italia viajó un par de meses por África y de ahí le siguió Australia, donde trabajó unas semanas en una cocina y otros largos 9 meses en granjas. Siempre aprendiendo y siempre experimentando.

Después de esta odisea Fermín vuelve a México y pone Tata, en Morelia. Este restaurante lleva 4 años siendo referencia de la basta gastronomía michoacana. Grupo Tata tiene un par de hijos pequeños en la capital michoacana y el proyecto más reciente, Tata Querétaro, lleva poco más de un año sacudiendo paladares en el centro de nuestra ciudad. También pueden probar sus creaciones en el Tacuache, food truck de tacos ubicado en La Glotonería.

Foodie: ¿Fermín, cómo supiste que lo tuyo era la cocina?

Fermín: Empecé desde chavito jugando en una panadería y pastelería familiar, allá en Moreli115466-magic-marker-icon-food-beverage-food-bread-sc44a. Mi bisabuelo la fundó en 1940 y me divertía estar jugando con las masas y todo eso. Luego fui mesero en un
restaurante de  unos amigos de mis papás. Me gustó la onda restaurantera y ahí me di cuenta que lo mío era la cocina.

Foodie: ¿Cuál es tu proceso creativo antes de hacer un menú?

lightbulb_doodle_800_clr_9778-300x300Fermín: Empiezo con un elemento, pienso: “a ver, qué quiero cocinar”. Puedo partir de una proteína, o de un animal: cerdo o vaca o la chingada, y así. Si es cerdo, ¿qué parte?, o vaca, ¿qué parte?, o pescado, ¿qué pescado?. De ahí me lo imagino y en mi cabeza voy combinando colores, sabores y texturas, para mí es bien importante todo eso. Que haya armonía, tanto visual como de sabor y texturas. A pesar de que mi cocina es inspirada en lo mexicano, casi no tengo picante en mis platillos; el picante es aparte.

Leave a Comment

Your email address will not be published.